Transformando ideas

09 mayo 2016

Transformando ideas


Bienvenidos a este nuevo espacio, que abrimos para compartir nuestro trabajo, pero sobretodo nuestras experiencias y las historias que hay detrás de cada pastel elaborado.

Por ser el inicio de una nueva etapa, queremos mostrarte un poco del trabajo previo al horneado y decorado: el diseño del pastel. Como la mayoría de las cosas lindas, nuestros pasteles empiezan por una idea. Pero ésta no se transforma hasta que nos la cuentan. Y ahí es cuando inicia todo el trabajo de creación.

Una idea puede ser convertida en un dulce recuerdo


Convertir una idea en algo real no es algo que se hace de la nada, aunque sea muy sencilla nos gusta planear y trabajar en ello.

¿Cómo lo hacemos? 



En el primer contacto que tenemos con nuestros clientes, ya sea a través de una llamada o un mensaje escrito, platicamos sobre el tipo de evento que tendrán: qué celebran, cuál es el tema central,  qué le gusta al festejado, cuántas personas serán invitadas… Cualquier detalle que sea especial nos sirve. El pastel es parte central de las celebraciones, es un momento para compartir y disfrutar, ya lo decía Julia Child. “Una fiesta sin pastel, no es fiesta”. Por lo tanto tiene que ser especial y acorde al concepto de la fiesta.

Con esta información, elegimos los elementos claves que trasladaremos al pastel y que lo harán único. Podría ser la flor favorita de la novia o los copos de nieve de Elsa de Frozen.  Por lo general son los gustos del festejado o las primeras ideas que nos vienen a la mente cuando nos dan el tema. Para el pastel de Mario Bros fueron  el honguito, los bloques de ladrillo, los goombas y por supuesto Mario.
Luego nos damos a la tarea de buscar imágenes que las representen y otras más que inspiren. Con ellas creamos un tablero en Pinterest para tener todos los elementos en un solo lugar.  ¿Quieres ver algunos de nuestros tableros de inspiración? Síguenos.


Casi al mismo tiempo hablamos sobre el tipo de pastel que nos gustaría hacer y la técnica a usar. También revisamos el tamaño del pastel, según el número de invitados. Juntamos todo y creamos algunos bocetos del pastel.  En este punto no hay una fórmula de cómo hacerlo. La clave sería buscar un equilibrio entre todos los elementos.

Con el pastel de Mario esto fue facilísimo porque teníamos total libertad creativa y sin pensarlo elegimos hacer un pastel en torre. En cuanto escribí Mario Bros en Google salió la imagen que se convertiría en pastel.

De los bosquejos que hacemos elegimos los dos mejores para convertirlos en un diseño más en forma: un dibujo a escala con todos los detalles del pastel.  Eso nos permite darnos una idea si la propuesta funcionará, si tenemos las herramientas necesarias  o si es mejor desechar la propuesta.

Hacer el diseño a escala nos permite ver si será armonioso, pero sobretodo nos provoca calcular el tamaño, la cantidad de porciones y los materiales que necesitaremos. No queremos que alguien se quede sin su rebanada de pastel. Además cuando trabajas con algún personaje, es muy importante cuidar las proporciones aunque confesamos que es lo más difícil de conseguir.


Mario es el elemento central y a partir de su medida, se calcularon las de la base, la planta carnívora y los bloques. El pastel fue para 120 personas. Pablo modeló las figuras de Mario y los goombas usando pasta de goma. El hongo y la planta carnívora se hicieron de Ricekrispies. El resto era pan de vainilla.

El diseño también lo coloreamos.  Los colores correctos pueden hacer que el pastel luzca o pierda encanto. Por lo general la elección de los colores está en función del tema de la celebración y/o los gustos del festejado. Casi siempre elegimos dos colores principales y dependiendo del tema se pueden usar algunos otros complementarios en menor medida, sobretodo en fiestas infantiles que suelen ser muy coloridas. Aun así respetamos que sean colores de la misma familia: tonos suaves, brillantes o mates.

Los dos diseños se lo mostramos en persona a nuestros clientes. Porque aunque una imagen dice más de mil palabras, nuestros dibujos resultan ser una abstracción de nuestras ideas y necesitan de explicaciones para que estén tranquilos de como quedaran y los materiales que se usarán. En esta reunión les explicamos cómo quedaría el pastel y les aclaramos todas las dudas que puedan surgir.  Si es una boda o un evento grande aprovechamos esta reunión para hacer una degustación y definir todos los detalles.


Una vez aceptado el diseño, inicia otra historia: Cómo nos organizamos para hacerlo realidad. Pero eso se los contaremos con calma en otra ocasión.

Hacer  un pastel implica mucho trabajo. No es sólo crear de la nada algo, es planear eso que se quiere lograr para asegurar que vaya bien. En la práctica siempre ha habido cambios porque no es lo mismo un diseño en papel que un pastel real. Y suelen pasar imprevistos: esa semana llovió todos los días y el Mario no secó al 100%. Sin embargo los cambios son mínimos y solo hacemos ajustes para que luzca perfecto. Y así el dibujo nos da una guía sobre qué camino seguir.

¿Ya notaste los cambios que hicimos?

Nos vemos pronto para seguir contándote de nuestros pasteles.

1 comentario

Acuarela © - DISEÑADO POR HERPARK